Análisis de la situación actual de las mujeres consejeras en España
España, lejos de la media de la UE
En el marco internacional, la comparativa con otros países tampoco es satisfactoria, aunque está ganando posiciones. De hecho, hace dos años estábamos a la cola de los países europeos de nuestro entorno, solo por delante de Italia y Portugal, y ahora, con un 10,28 por ciento, nos aproximamos a la mitad de la tabla. Con Noruega, por ejemplo, nos separa un diferencial de casi 30 puntos, al haber conseguido una representación del 40% en estos órganos, y una diferencia de unos 10 puntos si nos remitimos a Suecia o Finlandia. Estos países se sitúan en el tope de la lista. España, que ha dado pasos notables en materia de igualdad en los últimos cuatro años al subir el indicador casi siete puntos, debe ahora de redoblar esfuerzos y acelerar motores si quiere alcanzar esa equidad que señala la normativa española del 40% para el año 2015.


La desigualdad se agudiza en el Sur y en sectores tradicionalmente masculinos
La presencia de la mujer en los Consejos de Administración también tiene otro importante termómetro en el reparto de éstas  en las empresas españolas en función de dónde se radiquen.
Así se evidencia que las Comunidades con menor representación femenina en estos órganos se sitúan más al Sur frente al Norte, donde el esfuerzo por incorporar  el talento femenino en las empresas se hace más patente.
Como refleja el estudio D&B el farolillo rojo alumbra en Andalucía, Ceuta, Extremadura, La Rioja, Melilla y Murcia evidenciando que el tejido empresarial de esas Comunidades tanto en Sociedades Anónimas como Limitadas es menos receptivo a la incorporación de la mujer en los ámbitos de decisión empresarial. Farolillo que se enciende pese a que la media nacional de las empresas españolas que no cuentan con ninguna mujer en los Consejos de Administración se sitúa algo por encima del 41 por ciento.
En cuanto a los sectores de actividad D&B señala que los sectores donde se hace más evidente la ausencia femenina  en estos órganos son la Construcción y el sector de la Energía, con el 79 por ciento de las empresas, frente a la tónica “más suavizada” que predomina en el  sector Servicios o el Comercio donde se alcanza cuotas del 61 y 67% respectivamente.


Una de las prioridades del proyecto Objetivo 15 es que, partiendo del análisis del actual modelo de consejera, éste nos permita vislumbrar qué aspectos habría que tener en cuenta para construir el futuro en materia de igualdad de género. O dicho de otra forma, cuáles son las oportunidades que brinda este ámbito para trazar, así, el camino a seguir.

Escaso peso de las mujeres en las empresas cotizadas: 54 frente 500 en IBEX35. Un 10,8%.

Los datos arrojan que las mujeres en los Consejos de Administración de las Sociedades Cotizadas representan sólo el 9,2% habiéndose producido, no obstante, un ligero incremento frente al 8,1% de 2008.

En las empresas IBEX35 este porcentaje llega al 8,7% siendo, en la actualidad 44 el número de consejeras existentes en los Consejos de Administración de las empresas más importantes de España, frente a los 463 consejeros que en la actualidad existen.

De ellas, sólo el 3% son presidentas de los Consejos de Administración; el 16,7% son miembros de la Comisión Ejecutiva; el 26,7% pertenecen a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones; el 38% son miembros del Comité de Auditoría y un tercio de ellas –(38,7%)– no forman parte de comisión delegada alguna, según figura en el informe anual del Gobierno Corporativo.

Datos que van en sintonía con los que muestra el V Informe de Juntas Generales de Accionistas del IBEX35, referente al año 2009, donde se constata que el 25% de las empresas que conforman este selecto grupo –6 de las 35– no cuenta con ninguna mujer en su Consejo de Administración.


La sociedad española mejora la posición IBEX35 en más de 20 puntos.
En las sociedades españolas (Anónimas y Limitadas) la presencia femenina mejora en cobertura respecto de la misma situación en el mundo IBEX, con un significativo diferencial de más de 20 puntos.

Así los datos del Informe D&B en su estudio “Las mujeres en los Consejos de Administración de las empresas españolas”, revelan que el 55,78 por ciento de las sociedades estudiadas, de una esfera de 1.465.704, en 2010 registraban al menos a una mujer en el Consejo, algo superior a los datos del 2009.

Sin embargo, la proporción de mujeres en estos órganos disminuye pasando la participación de las mujeres en las Sociedades Anónimas del 22,55%, en 2008, al 21,96%, en 2009 y al 30,12% en 2010, según el estudio comparativo elaborado por INFORMA, el cual deja también patente el crecimiento del número de empresas con al menos una mujer en el Consejo de Administración, pero la disminución de la proporción femenina en el conjunto de los Consejos. A nivel global, un 62,55% de los Consejos de Administración son dirigidos exclusivamente por hombres, frente al 14,91% de los que son dirigidos exclusivamente por mujeres.


Tipología: sobre todo Independientes.
Dentro de este reducido espectro, los diversos estudios existentes también muestran otro dato a tener en cuenta: hasta ahora, la fórmula de Dominical era la principal puerta de entrada de la mujer en los Consejos de la Administración, entendiéndose éstas como las que proponen accionistas con grandes participaciones en la empresa, pero ahora lo es la de Independientes.

De hecho, haciendo referencia a la distinta tipología de los consejeros, la modalidad de dominicales representa en la actualidad, dentro del marco de las Empresas IBEX 35, el 30%, siendo las Independientes, un 67%, para quedar muy atrás las consejeras Ejecutivas que actualmente representan tan sólo un 4%.


Edad y Formación: mayores de 50 y licenciadas en Empresariales.
A diferencia de lo que sucede en Europa, la edad de la mujer consejera española hoy supera en tres años a su homónima en la UE situándose, de media, en 56 años frente a los 53 que por término general predomina en los Consejos de Administración de la Unión.

En cualquier caso todas superan los 45 años. Los motivos de esta circunstancia pueden verse en la  incorporación tardía de la mujer a los estudios superiores en España, el diseño de la propia jornada laboral, la masculinización de la cultura empresarial de nuestro país, hasta en la implantación de las nuevas tecnologías.

Un compendio de barreras que tradicionalmente han llevado a que sean aún muy pocas las féminas que logran alcanzar los más altos órganos de decisión empresarial, conformando aún hoy una selecta minoría que, como reconocía el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores recientemente, Julio Segura Sánchez, “la calidad de estas mujeres en éstos órganos debe ser más alta que los hombres porque han sufrido más filtros”. Algo que se dibuja también en la formación y en la experiencia teniendo como denominador común una carrera en ascenso.

Así pues las licenciaturas relacionadas con la economía y la empresa destacan sobremanera en este grupo, siguiéndole aquellas relacionadas con el derecho teniendo, además, en un 30 por ciento de los casos títulos de máster o posgrado especializados en la esfera profesional donde se desarrollan. Como rasgo, la mitad de ellas cuentan con una amplia experiencia en el mundo de la empresa.

En este retrato robot conviene resaltar que uno de los aspectos que también nos diferencia con Europa es la escasa internacionalización de las mujeres que participan en estos órganos, ya que la totalidad de las que trabajan activamente en las empresas IBEX son españolas, algo que nos distingue pero también nos resta esa diversidad que debe estar presente en la estructura empresarial.

Conócenos